miércoles, 12 de octubre de 2016

Cosas de la huerta 2015-2016..

Unos rabanitos de la huerta..

Hojitas de lechuga, las vamos cortando a medida que crecen..

Un puerrazo!

Puerritos, tomatitos y una cebolla..

La plantación de tomates del verano en el jardín de frente de la casa..

Le dejamos el pasto crecido a propósito..

Algunas plantas dieron mucho más tomates que otras..

Una top model posando entre las plantas de tomates..

Instalamos una canilla al lado de la huerta especialmente para regarla..

Enrredadera 'Dama Nocturna' con la que hicimos un arco sobre la puerta..

Plantando la acelga para este invierno..

Acelga creciendo y cáscaritas de naranja para las hormigas..

Las hormigas comen las cascaritas de naranja y dejan en paz a las pequeñas acelgas..

Un poco de la cosecha de acelga de este invierno..

La huerta del patio trasero, es un cajón sobre cemento con acelga, zabahoria y remolacha..

martes, 2 de septiembre de 2014

Mi Amigo el Celular.. :D

Hace un tiempito dejé de utilizar mi celular por un tiempo indeterminado por motivos varios y eso me ayudó a poder pensar las cosas con más claridad..  Ahora me doy cuenta que mi celular era y aún es mi amigo y un tipo de amigo muy particular..

El celular es ese amigo que siempre está a tu lado pero, aunque a veces te falla cuando más lo necesitás, vos le hacés el aguante.. 

Es ese amigo que vos sabés que siempre que puede te roba o te estafa pero vos lo querés igual ya que, después de todo, ¡Es tu amigo!

Es ese amigo que te controla donde estás, con quien estás y todo lo que decís, lo va registrando y lo recuerda para siempre, vaya a saber uno porque..

Es ese amigo que siempre busca venderte algo y que al final, porque lo querés, le terminás comprando alguna pavada..

El celu es ese amigo del cual vos dependés para sentirte seguro y no percibir la verdadera soledad en la que estás inmerso..
 Es ese amigo que recibe tus golpes pero no se la aguanta, y quiebra su amistad fácilmente..
Es ese amigo con el cual podés invertir horas y horas de tu valioso tiempo jugando a cualquier cosa por efímera que sea..
 Es ese amigo del cual depende toda tu vida social, ya que sin él no te sabés relacionar con nadie.. Es ese amigo que vas cambiando cada un par de años porque al final de cuenta te aburrís de él o simplemente pasa de moda..
Es ese amigo del alma que te enferma, hasta de enfermedades muy graves como el cáncer, pero que uno lo quiere igual.. 
 Ese esa clase de amigo el celular, y por todas estas cosas, no podés vivir sin él!
Y yo que pensaba que todo lo que tenía que ver con mi celular era negativo, ahora entiendo que mi celu me enseñó algo muy importante, me enseñó lo que verdaderamente significa la palabra amistad! :D

sábado, 14 de septiembre de 2013

El Cristianismo y la Felicidad..



Resulta difícil escribir animando a la felicidad, porque de hecho es algo muy desafiante, ya que no es nada fácil ser feliz en esta vida..

No son pocos los que abandonan hoy en día la fe porque, en el fondo, nunca han experimentado que Dios podía ser para ellos fuente de vida y de alegría. Al contrario, siempre han sentido la religión como un estorbo para vivir, una molestia, un lastre del cual han decidió ir librándose. Llevan una vida tan disociada de Dios que quizás lo poco que lo une a Él es ir a la iglesia los domingos y aún así buscan anhelantes una excusa que los libre de tal tragedia. En ellos va quedando poco  a poco el recuerdo de un cristianismo que nada tiene que ver con la felicidad que buscan en el fondo de su ser..

Un pensador escribió hace un tiempo que “La razón primordial de que las iglesias se vacíen parece residir en que los cristianos estamos perdiendo la capacidad de presentar el evangelio como una buena noticia” Y esto es llamativo ya que Ev-Angelio significa eso mismo: “Buena (Ev) Noticia (Angelio)” y todos sabemos que felices nos ponemos cuando recibimos buenas noticias, pero uno puede preguntarse: ¿Quién querrá escuchar un mensaje que ya no se presenta como una noticia alentadora, como la fantástica y feliz verdad de que Dios existe y se interesa por nosotros, sino que se anuncia como un mensaje trágico y autoritario?

Otras generaciones pasadas han sido esclavas de una fe cuya única esperanza residía en “Ser salvos del infierno eterno”, por lo que vivían miserias e injusticias y las soportaban con sus cabezas bajas, todo sea por “ganarse el cielo”. Eso debe acabar absolutamente, debemos comprender que, si Jesucristo es salvador, las personas han de poder encontrar en él, no sólo una salvación futura, lejana y desdibujada, sino también algo bueno para vivir ya y ahora..

 Hay que saber además que el hombre contemporáneo sólo se interesará por Dios si intuye que puede ser fuente de felicidad. Y lo cierto es que puede, lo cierto es que Dios sana y salva Hoy..

Los cristianos tendemos hoy en día a trabajar más las cuestiones negativas que las positivas, hablamos mucho de la enfermedad y casi nada de la salud. La felicidad ha desaparecido casi por completo del horizonte de la teología ya que se tiende a pensar que la fe es algo que tiene que ver con la salvación después de la muerte, pero no con la felicidad concreta de cada día, que es la que ahora mismo interesa a las personas..

En nuestro diario vivir dejamos a Dios fuera de nuestra felicidad, no es como solemos pensar que suele sucedernos que sólo buscamos a Dios cuando nos va mal, sino al contrario, lo que hacemos es darle activamente la espalda a Dios cuando nos parece que todo marcha bien en nuestra vida, como si Dios no tendría lugar en nuestra felicidad..

Jesús mismo nos anima a vivir felices en sus enseñanzas, y para tratar el tema de la felicidad nos vamos a basar principalmente en las bienaventuranzas (Mateo 5:3-12 / Lucas 6:20-23).
Jesús nos dice: “Bienaventurados estos y aquellos porque t ata ta..” utilizando originalmente la palabra “Makários” que se traduce comúnmente como “bienaventurados” y que pude traducirse también como “Felices”..

Por ejemplo, una paráfrasis correcta de la fría traducción: “Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.” podría ser: “Cuan felices deben ponerse, porque son muy afortunados quienes son tan bendecidos por Dios y lloran, porque ellos recibirán consolación.” 

La idea de este texto no es ofrecer un estudio exegético ni teológico sobre las bienaventuranzas sino el reflexionar sobre ellas para poder realizar nuestra búsqueda de la felicidad por caminos más acertados..

Todos buscamos felicidad:
El ser humano anda siempre tras la felicidad. Si no la tiene, la busca; si cree poseerla, trata de conservarla; si la pierde, se esfuerza por recuperarla. Y cuando renuncia a una determinada felicidad, siempre lo hace buscando otra de mayor interés..

San Agustín escribe en sus Confesiones: “¿No es la felicidad lo que buscan todos los hombres? ¿Hay uno solo que no la quiera? Pero, ¿Dónde la han conocido para quererla así? ¿Dónde la han visto para quererla de esa manera? Si se pudiera interrogar a la vez a todos los hombres y preguntarles si quieren ser felices, todos responderían sin dudar que quieren serlo. El deseo de ser feliz no es sólo mío o de un número reducido de personas: todos, absolutamente todos, queremos ser felices. Unos piensan que encontrarán su felicidad de una manera, otros de otra. Pero todos están de acuerdo en un punto: todos quieren ser felices”.

Así que lo primero que tenemos que saber es que: “Todos buscamos ser felices.” Jóvenes y adultos, pobres y ricos, personajes famosos y gentes desconocidas, todos andamos tras la felicidad. Este anhelo es una de las pocas cosas que tenemos en común con todos los demás. No sabemos cómo alcanzar la felicidad ni dónde puede estar, pero todos la buscamos. Debemos ser consientes de que andamos en esta búsqueda para comprender mejor el rumbo que le damos a nuestras vidas..

E igualmente nosotros ya sabemos que si buscamos dentro nuestro nos daremos cuenta que de una u otra forma buscamos la felicidad, pero tal vez se nos olvida a veces que es precisamente el evangelio la respuesta a ese anhelo profundo de felicidad que habita nuestro corazón. Tal vez nos suceda esto porque hemos desdibujado el evangelio. No acertamos a ver en Cristo como a alguien que promete felicidad y conduce hacia ella. No terminamos de creernos que las bienaventuranzas, antes que exigencia moral, son anuncio de felicidad..

Pensadores como Nietzsche, Marx, Freud y demás creadores de la cultura actual han sospechado, desde análisis diferentes, que la religión no busca la felicidad del ser humano sino su desdicha. Esta sospecha se ha extendido de tal forma que hoy son muchos los que piensan, a veces sin atreverse a decirlo en voz alta, y aún dentro de las iglesias, que el cristianismo es un fastidio, un estorbo para vivir la vida intensamente y con libertad. En el corazón de no pocos anida la sospecha de que:”Sin Dios seríamos más felices”.

Los hombres y mujeres de hoy seguirán alejándose de la fe mientras no descubran que Dios sólo busca nuestra felicidad y que la busca desde ahora, desde hoy. Que sólo Dios es salvador, y salvador de nuestra felicidad ahora y para siempre..

Jesús mismo nos explicó que el significado de muchas de sus enseñanzas era nuestra felicidad: “Jesús dijo: «Os he dicho estas cosas para que mi alegría esté dentro de vosotros y vuestra alegría sea completa»” (Jn 15:11).

Para este momento quizá ya nos surgieron algunas preguntas:

  • ¿Debemos los cristianos preocuparnos por ser felices?
  • ¿No es lo importante “tomar la cruz” y sufrir como sufrió Cristo con exigencias y abnegaciones?
  • ¿Ser cristiano, no es, en definitiva, renunciar a la felicidad y vivir esta vida peor que los demás en pos de una felicidad futura?
  •  ¿Es el evangelio una hermosa teoría sin repercusión alguna en nuestras vidas terrenas?
  • ¿Pueden las bienaventuranzas aportar algo a quien se siente infeliz y desdichado?
  • Es cierto que Jesús dijo: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante” (Jn 10:10). Pero ¿Significa esto algo real y concreto para nuestro vivir diario?
  • O tal vez a alguien le haya surgido una pregunta un tanto más primordial..


Pero, ¿Qué es la felicidad?:
Todos buscamos ser felices, pero lo sorprendente es que no sabemos dar una respuesta clara cuando se nos pregunta en qué consiste la felicidad. De hecho, son muchas las palabras que empleamos para nombrar o sugerir la felicidad: dicha, suerte, fortuna, bienestar, paz, placer, ventura, bienaventuranza, satisfacción, compañía, alegría de vivir, gozo, calidad de vida. Esto significa que, probablemente, la felicidad puede ser confundida con muchas cosas que tienen algo que ver con ella, pero tal vez, no son propiamente felicidad..

Podemos hacer entonces dos observaciones sobre que es la felicidad..
En primer lugar, la felicidad parece siempre algo muy subjetivo. No todos ponemos la felicidad en lo mismo. El contento o descontento de los individuos depende de factores muy diversos, y de gustos y necesidades muy variadas. Además, hay personas que parecen ser felices con cualquier cosa, mientras otras no disfrutan nunca con nada. Hay personas que saben saborear una “felicidad barata” y otras no. Hay quienes con un pedazo de pan, una vaso de agua, un buen libro y un paisaje puede vivir felices, y hay otros que no alcanzan el placer en la vida sin su comida de MC Donald, su Coca-Cola Light su televisor LED de 60 pulgadas y su auto 0 Km..
La segunda observación es que la felicidad parece estar casi siempre en “lo que nos falta”, en algo que todavía no poseemos y que cuando lo poseamos no nos bastará. Un enfermo sería feliz si pudiera recobrar la salud, para una persona sola y olvidada la felicidad consistiría en encontrar un amigo o una amiga que supiera escucharla, al que se encuentra metido en conflictos y tensiones le haría feliz lograr la paz, quien está en la universidad será feliz al recibirse o quien está desempleado será feliz sólo cuando consiga un trabajo..

Debido a los avances tecnológicos y al simple hecho de que la industria de la medicina es muy rentable, todo parece indicar que irá en aumento el promedio de vida de las personas que posean los recursos económicos para acceder a ella. Esto en primera impresión parece ser una buena noticia, pero más que eso es una advertencia a aprender a vivir, porque de hecho una vida mal vivida es un castigo y si como jóvenes, teniendo el viento a favor de la salud y la fortaleza, no sabemos contentarnos, ¿Qué haremos cuando nos falte casi todo?

De esta manera, la pregunta que podemos hacernos es sencilla. Si la felicidad parece estar siempre en lo que nos falta, ¿Qué es realmente lo que nos falta? ¿Qué necesitamos encontrar para ser felices? El llamado de Jesús y el mensaje de las bienaventuranzas nos invita a buscar “eso que nos falta” para ser felices. Y no es precisamente dinero, seguridad o placer. Las bienaventuranzas desenmascaran ciertas experiencias de “felicidad”, que son parciales e insuficientes, y que, incluso, pueden estar cerrándonos el camino hacia la verdadera felicidad que proviene de Dios y que es la que anuncia y promete Jesús..

Entonces, ¿Es posible ser feliz?:
Está claro que nuestra vida en este mundo es bastante desdichada: hay conflictos, confusión, malestar, nerviosismo, depresión, soledad, cansancio, miedos, necesidades, aburrimiento, peligros, peleas, frustración, enfermedad, muerte y demás. Sin embargo, en la vida de los hijos de Dios la felicidad es la regla, no la excepción..

Si proponemos a la tristeza como el antagónico de la felicidad, podríamos decir que los cristianos debemos vivir siempre felices con licencia para estar tristes sólo por breves lapsos justificados sólo por grandes desdichas. La iglesia debe ser entonces una congregación de personas felices que tienen la capacidad de acompañar en el momento del dolor a quien pase por alguna tragedia..

Esto queda claro en las bienaventuranzas donde el mismo Dios se compromete a rescatarnos de toda situación que de alguna u otra manera nos aflija. La promesa de Dios es la de una vida eterna donde ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor (Apocalipsis 21:4 ) y de una vida terrena donde recibiremos consuelo ante la muerte y el dolor que nos acontezca y donde nuestro clamor será oído..

Otra cosa que pueda sucedernos es que tal vez algunos de nosotros no podemos vivir la felicidad por el hecho de que “ya la tenemos”, aunque no acertamos a experimentarla. Quizás la felicidad está ahí, en nosotros, en la vida misma, pero yo no me entero. Tal vez, en el fondo de la vida hay una felicidad real, desconocida, insospechada, que a mí se me está escapando porque ando ocupado en otras cosas que me parecen más importantes, pero que no me dejan disfrutar de verdadera felicidad. Mi mayor pecado puede ser entonces que estoy disfrutando poco la vida..

Lo primero que las bienaventuranzas nos anuncian es que se puede vivir la felicidad. Cuando Jesús dice “Bienaventurados los que hacen misericordia” está diciendo que quien tena misericordia de las personas que le rodean recibirá bendición y felicidad de parte de Dios. Por lo tanto, a quien viva en misericordia para los demás sólo le resta creerle a Jesucristo para llegar a ser feliz..

Las bienaventuranzas nos revelan, además, un dato importante. La felicidad no es algo fabricado por el hombre, no es in ideal humano, sino regalo de Dios para las personas..

El ser humano no puede alcanzar la felicidad con sus propios esfuerzos, esta búsqueda le resulta frustrante e interminable. No puede fabricarse su propia dicha, comprando todo lo que la televisión le ofrece, yendo al casino, tomándose las vacaciones de su vida en un crucero o ganando una multitud de amigos por conveniencia. Todo esto es superfluo y efímero y no alcanza..

La felicidad de este mundo es imperfecta, aún cuando estamos viviendo buenos momentos podemos llegar a encontrar en el fundo muy en el fondo de nuestras almas la nostalgia de saber que todo terminará, que de una u otra manera en esta vida las cosas malas y lamentablemente las buenas son más que pasajeras. ¿Cómo podemos entonces disfrutarlas?

Pero nuestra felicidad está en saber que hay una felicidad que tiene su origen en Dios y que nosotros podemos recibir, experimentar y disfrutar..

 Si se analiza la estructura de las bienaventuranzas, se observa que la felicidad de la que ahí se habla, no está producida por los esfuerzos que hacen los pobres, ni de los que lloran, ni de los no violentos, ni de los que tienen hambre y sed de justicia, ni de los misericordiosos, ni de los limpios de corazón, ni los que trabajan por la paz. No son ellos ni sus aptitudes los que generan la felicidad. La dicha sobreviene en estas personas porque le tienen a Dios como Rey y Señor de sus vidas. Se les proclama felices porque reciben su consuelo, son saciados por él, gozan de su misericordia y su ternura, son felices porque son sus hijos..

La felicidad verdadera sólo proviene de Dios..

Profundicemos ahora en algunos caminos erróneos que nos llevan lejos de la felicidad..
La felicidad no depende del destino:
Para mucha gente, la felicidad depende de la suerte, del destino o del azar. La felicidad sería, en definitiva, algo que nos llega desde fuera cuando somos afortunados. Es feliz, por ejemplo, alguien que nació en una familia rica y ya tiene asegurado cierto bienestar económico, es feliz aquel hombre que tuvo la suerte de conquistar a alguna bella mujer, es feliz aquel que alcanzó el éxito en los negocios o simplemente alguien que se ganó el Quini 6..

Pensando así ponemos la felicidad sólo en manos de aquellos suertudos bien acomodados por el azar del Universo..

Sin embargo, hay una pregunta que no podemos ni debemos eludir. Para conocer la felicidad, ¿Tiene que suceder algo fuera de mí, o justamente dentro de mí mismo? ¿Tienen que cambiar los demás o tengo que cambiar yo? ¿Ha de mejorar el mundo que me rodea o he de transformarlo yo? De la respuesta a esta sencilla pregunta dependerá en buena parte mi forma de buscar felicidad. 

Las bienaventuranzas por su parte no hacen depender la felicidad de ningún suceso venturoso ni de acontecimientos agradables que nos puedan suceder. La felicidad brota del Dios revelado y regalado en Jesucristo. Lo que el evangelio hace es invitarnos a cambiar, a transformar nuestra manera de pensar y de actuar. Para decirlo en pocas palabras, las bienaventuranzas proclaman felices a aquellos que están buscando la felicidad por el camino acertado, y les anuncian que se van a encontrar con ella..

La felicidad no consiste en el bienestar:
Nosotros hemos elaborado nuestras propias “bienaventuranzas”. Suenan más o menos así:”Dichosos los que tienen dinero, felices los que se pueden comprar el último modelo de celular apenas sale al mercado, bienaventurados los que tienen una casa propia, grande, con gas natural, pileta, quincho y parrillero en el patio, felices los que no se privan de comprar nada y no les falta ningún bien material, felices los que disfrutan de todas las comodidades y placeres..”. Vemos que las bienaventuranzas del evangelio ponen esta “felicidad” cabeza abajo. 

Según Jesús, estamos caminando justamente en dirección contraria. El camino acertado es otro porque buscando vivir el pleno bienestar lo que lograremos es a lo sumo eso, tener pleno bienestar, pero el bienestar es algo distinto a la felicidad. Esto se evidencia cuando nos encontramos con personas que aparentan tenerlo todo y sin embargo no son felices, aún con todo el bienestar se encuentran insatisfechos, algo les sigue faltando.. 

El Apóstol Pablo decía: “Yo he aprendido a estar contento cualquiera que sea mi situación. Sé vivir en pobreza, y sé vivir en prosperidad; en todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad. (Filipenses 4:11-12). Uno puede preguntarse entonces, ¿Cómo hacía Pablo? ¿Dónde está la felicidad que no decepciona? ¿Cuál es la verdadera necesidad que hemos de satisfacer? ¿Qué es “eso” que buscamos y no está en la mera satisfacción de nuestros deseos y comodidades?

La felicidad que las bienaventuranzas prometen no consiste en una excitación emocional o una sensación agradable producida por la satisfacción de unos deseos inmediatos o el logro de un determinado bienestar. Lo que Jesús anuncia es una “plenitud de vida”. Un estado de plenitud, de verdad, de paz, que puede darse en esas personas porque en ellas reina Dios, tengan o no satisfechos sus deseos inmediatos. La felicidad de la que hablan las bienaventuranzas no se debe a una cosa, un objeto o un logro concreto. Es una felicidad que emerge en la persona que vive abierta al amor, la verdad y la justicia del mismo Dios. Podrá estar acompañada de experiencias más o menos gozosas, más o menos agradables, provenientes de múltiples realidades, pero su fuerza brota exclusivamente de Dios..

Otra cuestión a tener en cuenta es que según las bienaventuranzas, la verdadera felicidad la encuentran aquellas personas que no se dejan aprisionar por las cosas materiales. Ciertamente, las cosas son importantes para vivir gozosamente. Necesitamos comer y beber, habitar en un hogar, tener medios para desarrollar nuestras actividades. El mismo Jesús invita a construir un mundo más grato y fraterno en el que sepamos compartir nuestros bienes, este es un gran desafío, porque nuestras posesiones materiales, aunque nos cueste creerlo, no son la fuente de esa felicidad que nuestro corazón anhela. Las bienaventuranzas sólo se entienden a la luz de aquellas palabras de Jesús que nunca debemos olvidar: “Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todo lo demás será añadido.” (Mt 6,33).

La felicidad no está en el placer:
Son bastantes los que confunden la felicidad con el placer. Quieren ser felices, pero lo que en realidad buscan es sentir y disfrutar del placer, y lo buscan en restaurantes, en viajes, en el alcohol, en los espectáculos, el cine, en los deportes, en el entretenimiento hogareño y demás..

El problema está en que la abundancia y frecuencia de placeres puede ahogar el placer. Repetido en exceso, el placer puede llegar a cansar y hasta hacerse insoportable. La solución podría ser entonces aprender a gozar los placeres de la vida de manera equilibrada. 

Por intenso que sea, el placer no alcanza la raíz de la persona, que es precisamente el lugar donde acontece esa felicidad de la que hablan las bienaventuranzas. El placer queda en estratos y en los sentidos más externos del ser humano, sin embargo la dicha que viene de Dios mana desde adentro en aquellas personas que prestan ayuda misericordiosa, que tienen hambre y sed de justicia, que trabajan por la paz y viven en el amor de Dios..

Nos sucede que estamos siendo cegados por placeres superfluos y no llegamos a percibir que estamos envueltos por un número ilimitado de otros placeres más simples que muchas veces no llegamos a disfrutar: un sueño reconciliador, un amanecer sereno, una buena siesta, la comida sencilla pero sabrosa, el juntarse a comer con amigos, disfrutar la belleza de la música, la lectura de un buen libro, el compartir en familia, la paz de la conciencia, el trabajo bien hecho, el contemplar la creación, los paisaje, los olores y demás..

Tal vez por el hecho de que no sabemos disfrutar de los placeres sencillos de la vida es que buscamos otros placeres que nos llenen..

Se lograrán así placeres, pero no se conocerá la felicidad que anuncian las bienaventuranzas. El secreto está, tal vez, en estar más atentos a todo lo que se nos regala, aprender a disfrutar todo lo que es vida dentro y fuera de nosotros, por pequeño y humilde que pueda parecer.

Debemos volver a aprender a mirar, gustar, oler, tocar y a escuchar. Educarse para disfrutar los encuentros, las miradas, la belleza, los rostros. Ser agradecidos del lado positivo de las personas y de los acontecimientos. 

Personalmente estoy convencido de que el desengaño de los “placeres falsos” y el disfrute de los “placeres verdaderos” pueden abrir en la persona un camino humilde pero real hacia la vida plena y hacia Aquél que es la fuente y el origen de todo bien..

La felicidad no proviene de los otros:
Todos vivimos prácticamente convencidos de que no se puede ser feliz cuando uno se siente solo. Necesitamos compartir nuestra vida con otro. Saber que tiene sentido para alguien, que nuestro trabajo y nuestro esfuerzo son recogidos por alguien con amor, que nuestra existencia es apreciada y amada. Si nadie nos ama, si nadie nos espera en ningún lugar de la existencia, sentimos que lo que hacemos y vivimos pierde valor y sentido. 

Pensamos que nuestra vida podrá estar llena de actividad y éxito, pero no conoceremos la felicidad si estamos sólos..

Ciertamente, es un regalo poder contar con el amor o la amistad de las personas que nos rodean pero el problema está en caer en el error de poner nuestra felicidad en ellos, osea fuera de nosotros mismos..

 Cuando, para ser feliz, necesito de la aprobación y el aplauso de otros, de su amistad o de su amor, de su presencia y acogida, mi felicidad queda en manos de esas personas. Les doy poder sobre mí. Si me responden como yo deseo, me sentiré feliz, si no es así, me veré miserable. A la larga, quien deposita su felicidad en los demás termina siendo un infeliz..

Solemos rodearnos únicamente de personas que nos transmiten seguridad, paz, personas con las que tenemos gustos afines, personas que nos alegran o de una u otra manera nos hacen sentir bien, de la misma manera solemos evitar relacionarnos con personas conflictivas, con aquellos que no tienen nada para darnos más que sus miserias, por lo general nos cuesta estar con el enfermo o el desafortunado..

Debemos aprender de Jesús, quien solía pasar gran parte de su tiempo con aquellas personas que nadie quería, Él no se relacionaba egoístamente en busca de ser feliz a costa de otro, porque no lo necesitaba, Él era en sí mismo una fuente de alegría para los demás..

Las bienaventuranzas proclaman que la verdadera felicidad proviene de Dios. Él es el único capaz de llenar esa soledad última del ser humano. Nada que no sea Dios nos basta. Cuando los demás nos dejan solos, cuando nos tratan injustamente y nos hacen llorar, Dios es la realidad que está siempre ahí, afirmando nuestro ser, sosteniendo nuestra frágil existencia.. 

La paz, la plenitud y el amor sólo los encontramos en contacto con la realidad de Dios..

La felicidad cristiana:
La felicidad que nosotros conocemos nunca es plena, segura ni definitiva. Lo queramos o no, somos seres atraídos por una felicidad plena e infinita que no logramos alcanzar nunca a lo largo de esta vida. De ahí que conozcamos tantas veces la experiencia del desengaño. Las cosas no nos llenan, las personas nos decepcionan, nuestra felicidad se ve amenazada por innumerables peligros. Sin embargo las bienaventuranzas afirman el hecho de que Dios ofrece una “pequeña felicidad” que comienza ya desde ahora mismo y se perfecciona en la eternidad. Es una “felicidad pequeña” comparada con la felicidad total futura..

Los cristianos hemos de aprender a vivir de manera más explícita la conexión entre esta vida terrenal y la vida eterna. La verdadera felicidad de la vida presente y la salvación definitiva de la vida eterna no son dos realidades que no tengan nada que ver entre sí. La “pequeña felicidad” de esta vida es anticipación y símbolo real, experimentable (dentro de la fragilidad de este mundo) de la salvación definitiva que se nos regalará en la comunión final con Dios..

Buscar la felicidad desde esta dinámica de la esperanza cristiana significa saber buscarla ya desde ahora de manera sana y realista. No importa sólo la felicidad del final, interesa también la felicidad de ahora..

La felicidad del cristiano es una felicidad entremezclada muchas veces con la ambigüedad, el egoísmo y el pecado. Es una felicidad llamada a cumplirse de manera plena sólo en Dios. Todo lo bueno y hermoso que ahora disfrutamos, todo lo justo por lo que ahora luchamos y sufrimos, todo alcanzará en Dios su plenitud..

Las horas alegres y las tristes, los sufrimientos vividos con amor, las victorias y las derrotas en nuestro esfuerzo por hacer un mundo mejor y más feliz, las “huellas” positivas que hemos ido dejando en las personas y en las cosas, lo que penosamente vamos construyendo con esfuerzo y lo que gozosamente vamos disfrutando, todo será transfigurado en la felicidad última del encuentro con Dios..

Esta es nuestra esperanza cristiana, la que da su fundamento y sentido último a nuestra búsqueda de felicidad. Un día seremos, por fin, felices porque: ”Dios será todo en todos” (1 Corintios 15:28), un día la felicidad total no será sólo nuestra imaginación, un día tendrá lugar..

Ahora para ser prácticos, como ya dijimos, sabemos que no es nada fácil ser felices, y es un acto de valentía ya el mero hecho de querer serlo, por lo tanto tal vez podamos dar el primer paso concreto en pos de ello y leer las bienaventuranzas..



Con ideas extraídas del libro:”ES BUENO CREER. Hacia una teología de la esperanza.” de José Antonio Pagola, para una mejor comprensión de la opinión del autor lea su libro.

Gracias Dios por Beto..



Un poco despelotado y difícil de contactar, un soñador de vida intensa y dedicada, de esas personas que saben influenciar a los demás.. 

Chaqueño amante de la buena lectura, seguidor de Stott y de Galeano, admirador del arte, arquetipo de mente amplia, supo hacerse querer.. 

Con un inocente y elemental sentido del humor, un tipo pensante, perspicaz e inteligente, que sabía dar lugar a los demás y ceder poder..

Con capacidad de amar y perspectiva crítica, líder nato que vivió la aventura de tener un espíritu humilde y rebelde.. 

Fue por la vida desafiante, animando siempre a los demás a ir por más, llevó consigo el corazón abierto al dolor y la injusticia.. 

Siempre me sorprendió como tomaba los mates, rápido y de un sólo sorbo, aunque estuvieran re calientes, y me impactaba como podía transformar en un instante su rostro serio e imponente en una compradora sonrisa.. 

También recuerdo que insistía en que la celebración de la Santa Cena no era un momento triste, sino un momento feliz jeje..

De repente se nos ha ido un grande del Reino, sólo Dios sabe porque, yo sólo sé que supo dejar en nosotros su huella, y que hoy nos queda el confiar en la esperanza de la eminente realidad que versa el clásico cliché cristiano, que esto no es un “Hasta nunca” sino un “Hasta pronto”.. 

Sólo me resta decir: Gracias Dios por Beto..

martes, 29 de enero de 2013

La religión es el opio de los pueblos..

En su origen la práctica y la organización de la Iglesia Cristiana no podía ser más sencillas. No había tantas divisiones ni complicados mecanismos de jerarquía como ahora.
El grupo de discípulos y seguidores de Jesús se agruparon, después de su muerte, con la idea de formar algún tipo de organización, ya sea porque encontraban entre ellos algún tipo afinidad de índole espiritual o porque simplemente no sabían que rumbo tomar.
Vivían además de manera muy particular, como lo dice Hechos 2:46, "Y perseveraban unánimes cada día en el Templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón."

A medida que el movimiento cristiano fue creciendo, se hicieron necesarios otros tipos de organizaciones para la Iglesia, un tanto más complejas, pero no menos democráticas, con el fin de adaptarse a las necesidades locales de cada grupo.
Mientras más se adentraban los cristianos a los grandes centros del imperio romano, la Iglesia, en su afán de conquistar todo para Cristo, fue mutando de estructura, empezando a aparecer dentro de ella "funcionarios jerárquicos" y estructuras casi calcadas a las del gobierno civil imperial.

Fue así, y por otros sucesos históricos más complejos que, poco a poco, una parte no menor de la cristiandad fue vinculándose más y más con Roma cumpliéndose con un principio que hoy se da por sabido, pero en su momento no se vio tan claramente, "Cuando a través de los siglos una institución religiosa ha sido favorecida con privilegios y riquezas, se irán formando alrededor de ella intereses materiales, que tienden a hacerla olvidar su misión espiritual", formándose de esta manera una Iglesia que no miraría con simpatía a los movimientos populares que amenazarían el status quo con bruscos cambios que harían peligrar los intereses y privilegios de las jerarquías.

Y con esto no me refiero exclusivamente a la Iglesia Católica Romana de hoy, sino también a algunos de los movimientos cristianos actuales, que de una u otra forma han perdido el espíritu sencillo inicial de la primera iglesia, ponderando la conformación de estructuras jerárquicas eclesiásticas aún sobre el mensaje de Cristo, haciendo que el medio usurpe al fin, que el cuerpo se trague al espíritu.

Relacionado a los movimientos cristianos encontramos y encontraremos siempre 2 corrientes enfrentadas, la sacerdotal y la profética. El profeta es trastornador, insiste en que se ponga primero lo primero, da mayor importancia a lo interior que a lo exterior y surge si llega a suceder que los sacerdotes de Dios han desformado para mal a las enseñanzas. El sacerdote es más conservador, amante del orden y de lo tradicional, pondera el pasado y el hecho de mantener las cosas como están, es ejemplo en lo que respecta a las actividades litúrgicas.

La actitud de Jesús frente a las autoridades religiosas judías de su época fue la de un revolucionario, constantemente ponía en tela de juicio las cosas hechas por mera tradición heredada y repetidas veces condenó los conceptos comunes y corrientes que se tenían de Dios y de la moral, enseñando que en ocasiones la respuesta es revelarse contra el orden injusto establecido, pero revelarse con medios nobles y por un un fin constructivo.

Esta lucha entre lo sacerdotal y lo profético aparece con frecuencia en el Antiguo Testamento y se muestra como una puja existencial entre el hacer cosas exteriormente para intentar agradar a Dios y entregarle de verdad el corazón y la obediencia a Él.
Algunos versículos relacionado con esto son:
  • Jeremías 7:22-23: "Porque no hablé yo con vuestros padres, ni nada les mandé acerca de holocaustos y de víctimas el día que los saqué de la tierra de Egipto. Mas esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz, y seré a vosotros por Dios.. "
  • 1 Samuel 15:22: "¿Se complace Dios tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a sus palabras?  Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios.. "
  •  Oseas 6:6: "Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos. "
Y hay muchos otros versículos, pero el énfasis es el mismo, Dios se agrada de personas que lo busquen conocer sinceramente y resistan a la tentación de olvidar las exigencias morales de sus creencias sustituyéndolas por ritos y ceremonias, ya que estos últimos son fáciles de cumplir y se limitan a realizar actividades ciertos días, en ciertos momentos y en ciertos lugares (El templo generalmente). Pero los "deberes cristianos" no son sólo aquellos que se cumplen el templo. Los más importantes son los que se cumplen en el hogar, en la universidad, en el trabajo, en las actividades políticas y comerciales, etc.


Una vez hecha esta introducción vamos al grano. La frase "La religión es el opio de los pueblos", que ha sido muy malintencionadamente interpretada a lo largo de la historia, se hizo popularmente conocida a través de Marx, aunque él no haya sido el primero en realizar esta analogía.

Para los que no saben (Como yo que tuve que googlearlo) el opio es una mezcla de sustancias con efectos sedantes, así que lo que está diciendo Marx es algo así como "La religión adormece los sentidos y las reacciones del pueblo".
Seguramente les ha llegado la noción de que "El marxismo ha sido tradicionalmente opuesto a todas las religiones.", sin embargo, y no es que mi intención sea el defender las ideas de Marx, para disgusto de muchos ateos/escépticos esta frase no expresa esto en realidad.

Para comprender mejor el hecho basta conocer sólo un poco del discurso que predicaba la religión oficial contemporánea y coetánea a Marx, que era algo así: "Es verdad que los aristócratas los pisotean, que los capitalistas los explotan, que las autoridades los tiranizan, pero tengan paciencia, después de la muerte les espera otra vida mejor, ésta sólo dura un poco más, la otra es eterna, y entonces, ustedes serán libres y ellos serán esclavos, ustedes reinarán y ellos serán sus súbditos."
Mmm.. Vistas las cosas de esta manera me da la impresión de que la frase  "La religión es el opio de los pueblos." es un tanto suave, porque es terrible pensar que, cuando la gente del pueblo agobiada por los altos impuestos, provocadas por los malos tratos,  indignadas por las injurias y las tiranías pensaba en levantarse contra tales repulsivas y odiosas condiciones eran los mismos representantes de la religión los que salían a amedrentarlos, amenazándoles con expulsarlos de sus iglesias y sus cementerios y asustándoles con castigos horribles y eternos.

¿No merecía este tipo de religión ser llamada opio abominable del pueblo? ¿No hace algo similar la Iglesia Cristiana hoy en día? (Quizás no tan violentamente), pero ¿No se subyuga a la gente con ideas como "Soporta todos los males, deja todo como está, Cristo viene pronto"?

En mi opinión todo este tipo de religión, además de ser totalmente antibíblica, es un verdadero opio para el pueblo.

Pero como vimos en la introducción, mezclada con la falsa, siempre existió y existirá una verdadera religión, la que nos dejó Cristo, la que Él vivió, que no adormece a quien la profesa, sino todo lo contrario, le despierta, abre sus ojos a la realidad, la que da fuerzas a los débiles para ser instrumento de Dios y propiciar bienes a los demás aún en contra de los poderosos, sean externos o internos a la Iglesia.


Y para descomprimir, hay varios que dicen que la religión ya hace tiempo que tiene competencia, en esto de ser opio del pueblo.. :P